tiza

Las escalas de medida y su uso en educación

Por

Cuando deseamos realizar un estudio en el campo de la educación, nos encontramos con variables cuya cuantificación no es posible o directamente realizable. Así sucede, por ejemplo, con el sexo de una persona, su motivación o su actitud frente a los estudios. Una escala de medida es el instrumento que permite, según la naturaleza de los datos, clasificarlos, ordenarlos e incluso realizar pruebas estadísticas para su análisis. ¿Cómo se utilizan estas escalas? El primer paso es su creación, para lo cual ha de conocerse con qué tipo de variable…

seguir leyendo...
El Mundo Emocional

El mundo emocional en la educación infantil

Por

Educar emocionalmente desde la primera infancia implica validar las emociones, empatizar, ayudar a identificar y a nombrar lo que se está sintiendo, poner límites, enseñar formas aceptables de expresión y de relación con los demás, quererse y aceptarse a uno mismo, respetar a los demás y proponer estrategias para resolver problemas. En el libro El yo infantil y sus circunstancias, propongo temas básicos como la conciencia y regulación emocional, la autoestima, las habilidades socioemocionales, entre otros…

seguir leyendo...
educación para el trabajo

Con educación, ¿para qué trabajo?

Por

En días pasados, me encontré con un escrito —bastante interesante, por cierto— en el que se planteaba la necesidad de formar a los estudiantes en proyectos empresariales de participación desde los niveles educativos básicos y de hacer finalmente su respectivo asesoramiento y seguimiento en los niveles superiores. Es así que me ha surgido la siguiente reflexión. El trabajo asalariado —como lo conocimos en décadas pasadas, en el que la fábrica o la empresa eran la principal fuente de empleo y del desarrollo en los territorios— es un fenómeno que está tendiendo a desaparecer a nivel global…

seguir leyendo...
Ingenieros competentes

Ingenieros más competentes: el nuevo reto de la universidad

Por

El mundo globalizado, caracterizado en esencia por presentar una fuerte competencia en los diferentes ámbitos económicos y plagado de incertidumbre, caos, complejidad, inestabilidad y desequilibrios sociales de diversa índole, conduce necesariamente a replantear el papel que ha cumplido tradicionalmente la universidad como un agente “constructor y transmisor de conocimiento”…

seguir leyendo...