Editores en tiempos revueltos (2)

Por
edición digital

A propósito del libro Manual de edición: guía para estos tiempos revueltos, publicamos la segunda y última entrega de la entrevista hecha a sus autores: Manuel Gil y Martín Gómez; esta vez enfocada en el ámbito digital y la ecoedición.

Ediciones UCC: Si consideramos la pronta desaparición de la gestión de derechos digitales (DRM), ¿qué creen que vendrá después?

Autores: Probablemente, un escenario radical y deseable sin DRM o, al menos, el uso generalizado de modalidades más amables de DRM con el propósito no sólo de facilitar la circulación de los contenidos digitales y su acceso, sino también de garantizar su perdurabilidad y de construir con los usuarios una relación que no parta de la hostilidad ni de la criminalización…

Ediciones UCC: El acceso abierto es una modalidad muy generalizada en las editoriales universitarias, particularmente en Ediciones UCC. Pero nos parece que no se habla mucho de ella en el libro. ¿Por qué? ¿Acaso no tiene ventajas?

Autores: Asumimos y, al mismo tiempo, lamentamos el hecho de que algunos temas de gran relevancia como el acceso abierto superen los alcances del trabajo que hicimos en nuestro libro. Colegas y amigos nuestros como Joaquín Rodríguez o Joseph Esposito llevan años, no sólo investigando sobre el acceso abierto, sino también promoviéndolo sistemáticamente.

Creemos que el acceso abierto es fundamental sobre todo para la difusión de aquellas investigaciones de naturaleza académica que se financian parcial o totalmente con fondos públicos.

Ediciones UCC: En el capítulo sobre la venta del libro, se habla de “desarrollar y promover un mix que combine el mercado offline y online”. De acuerdo. Pero, ¿el hecho de incluir más variables a la fórmula no equivale a doblar los esfuerzos y las tareas del editor?

Autores: Si los editores quieren promocionar y comercializar sus productos en los mercados tanto offline como online, deben asumir el costo que supone hacerlo. Se trata de dos mercados o circuitos diferentes, pero complementarios, cuyas dinámicas de funcionamiento son distintas en ciertos aspectos. La entrada a cualquier nuevo escenario supone para los editores un esfuerzo adicional que pasa por un proceso de aprendizaje y adaptación, de manera que no es posible beneficiarse de lo que ofrece un mercado al que se quiere entrar sin asumir los costos de diversas naturalezas que acarrea hacerlo.

Ediciones UCC: Detengámonos un momento en la afirmación: “Todo producto sometido a presión digital acaba siendo un servicio”. ¿Cómo es eso?

Autores: En el momento en que el contenido se desmaterializa y se digitaliza, puede no sólo copiarse y reproducirse de manera ilimitada —legal o ilegalmente—, sino puede también ser consumido bajo demanda por los usuarios todas las veces que estos lo deseen y, a menudo, de manera simultánea, por lo cual se convierte en un servicio en la medida en que deja de comportarse como un producto de posesión exclusiva que es imposible o, al menos, difícil de reproducir y que no puede ser consumido por varias personas al mismo tiempo.

Ediciones UCC: En el penúltimo capítulo se habla de la ecoedición. Esta alude a un proceso editorial ecológicamente sostenible, pero supongo que también hace alusión a lo económicamente sostenible. Si una empresa editorial tradicionalmente concebida es un reto de por sí difícil de sostener hoy en día (especialmente en países del tercer mundo), ¿no se creería que es aún más insostenible una empresa que sigue las exigencias de un consumo responsable?

Autores: Actualmente, la adopción de modos y modelos de producción sostenibles, desde un punto de vista ambiental, es una opción, pero en algún momento dejará de serlo para convertirse en un imperativo derivado de cambios que se irán produciendo en la normativa que regula la actividad de los diversos eslabones de la cadena de valor del libro. La industria deberá responder a este cambio adaptando sus modos y modelos de producción a una normativa y a unos hábitos de consumo sostenibles que, desde hace años, están en proceso de definición.

El consumo responsable obedece a un cambio de mentalidad derivado de transformaciones profundas y globales en el modo de relacionarnos con nuestro entorno, las cuales repercuten sobre lo que esperamos de las organizaciones y marcas cuyos productos y servicios consumimos, así como de lo que les exigimos a estas. Este cambio de mentalidad luego se ve reflejado en las modificaciones que sufren las normativas que regulan, no sólo la actividad de los agentes sociales y económicos, sino también la vida de la sociedad en general.

Ediciones UCC: Si la ecoedición parece ser un asunto de editoriales de países desarrollados, tan poderosas como Penguin o Hachette, en las que “se implica a todos los agentes que participan en la cadena de valor editorial” para lograr esta sostenibilidad ecológica, ¿qué puede hacer un pequeño editor independiente de un país donde hay escasa conciencia ecológica y pocos recursos de gestión para empezar a practicar la ecoedición? ¿Acaso debe empezar por la “gestión de la culpa”?

Autores: Aunque tal y como están las cosas actualmente es posible empezar a dar pasos hacia esta dirección, lo más sensato y realista es comenzar a adoptar de manera sistemática prácticas de ecoedición cuando se den las condiciones jurídicas, económicas, comerciales y sociales necesarias que indiquen que el entorno está preparado para que todos los actores de la cadena de valor asuman individual y colectivamente dichas prácticas, primero como una opción responsable y luego como una obligación.

Ediciones UCC: Dos últimas preguntas para terminar. Aprovechando que el último capítulo habla sobre contratos editoriales, si no es muy indiscreto de nuestra parte saberlo, 1) ¿qué tipo de contrato tienen por este libro? y 2) tal vez sea competencia del editor del libro, pero ¿cómo pretenden distribuirlo y darlo a conocer?

Autores: El Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (CERLALC), que es la organización que publicó el libro, viene haciendo en torno a este un trabajo de difusión y promoción que nosotros como autores hemos apoyado desde el principio. En varios medios tradicionales y virtuales han aparecido reseñas y comentarios sobre el libro que, en general, lo han valorado positivamente.

Para dar a conocer un producto editorial, ningún esfuerzo sobra ni es suficiente, sobre todo en estos tiempos de sobreabundancia de oferta de contenidos que estamos viviendo.

Manuel Gil

Magíster en Dirección Comercial y Marketing por el Instituto de Empresa de Madrid. En la actualidad compagina tareas de consultoría en el sector del libro y actividades como conferenciante y profesor de diferentes maestrías de edición, tanto en España como en Latinoamérica. Es coautor de El nuevo paradigma del sector del libro, Manual de Edición. Guía para editores, autores, correctores y diagramadoresEl paradigma digital y sostenible del libro y autor de Prueba, experimenta y aprende: Marketing para librerías, además de ser coeditor de la revista Texturas y dirigir el blog Antinomiaslibros.

Martín Gómez

Consultor editorial y gestor cultural. Ha colaborado para diversas editoriales y publicaciones culturales, así como para ferias del libro y centros de cultura en Colombia, México y España. En su blog El ojo fisgón analiza las últimas tendencias en el mundo editorial.

Comentarios